Inicio COLUMNISTAS LA CICATRIZ – Por: Almirante (RA) David René Moreno Moreno

LA CICATRIZ – Por: Almirante (RA) David René Moreno Moreno

LA CICATRIZ – Por: Almirante (RA) David René Moreno Moreno
0

No soy analista político, así como tampoco me gusta discutir sobre temas de esta índole, pero respeto firmemente la libertad de pensamiento. No puedo dejar pasar por alto lo que he vivido durante estos últimos días y en especial el día de hoy, cuando se efectuó la votación en segunda vuelta para la elección presidencial del período 2018 a 2022; se estaba jugando el futuro de Colombia, se promovía el voto para mantener la democracia o se promocionaba el voto para instaurar un sistema anárquico de funestos resultados, como lo hemos presenciado en países vecinos como Venezuela, Cuba o Nicaragua, donde las dictaduras de corte izquierdista han llevado miseria y sangre a sus conciudadanos.

En mis casi 70 años de vida no había visto al país tan polarizado, no había tenido oportunidad de ver los grandes abismos que se han abierto recientemente ante nuestros ojos, donde unos colombianos buscan defender lo que han logrado obtener con esfuerzo y sudor, donde otros impávidos ven que el país se puede derrumbar y no les preocupa, pero otros, manipulados con falsas promesas por individuos que han estado al margen de la ley, aspiran a quedarse con lo que otros han trabajado, todo esto dentro de un ambiente marxista leninista de un comunismo obsoleto. Esto ha dejado una gran cicatriz en el espíritu de muchos colombianos y ha profundizado los odios y los amores, herida que tardará un buen tiempo para sanarse.

Le Sugerimos Leer :  16.743 estudiantes menos matriculados en el año 2018, en los 46 municipios no certificados del Tolima

El actual gobierno tiene una inmensa responsabilidad en lo que ha estado sucediendo recientemente en el país; el robo descarado de los resultados del pasado plebiscito que ha permitido la impunidad de quienes han cometido crímenes de lesa humanidad es la muestra fehaciente de que en este país el delito si paga. El señalamiento del Jefe de Gobierno cuando asegura que hay amigos y enemigos de la paz, indiscutiblemente genera una brecha entre quienes no se arrodillan ante los criminales y los que motivados por la mermelada gubernamental siguen sin chistar las órdenes políticas. Pero el punto máximo del cinismo politiquero es permitir que un individuo fuera de la Ley pueda aspirar a dirigir a los 50 millones de colombianos, cuando ha manifestado públicamente que los llevará al precipicio, generando abiertamente la lucha de clases.

Le Sugerimos Leer :  “El día que Petro me iba a matar”

Da tristeza observar como muchos de los que tienen algo para perder no se pronuncian ante las embestidas de quienes tratan de subvertir el orden social, produce desolación que maquiavélicamente se engañe al pueblo aplicando la frase atribuida a Gobbels de “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”, atacando con falsedades a otros dirigentes que han puesto el pecho a las balas del narcoterrorismo y lo han debilitado, pero también produce angustia por el futuro de la patria al ver como algunos pseudo políticos transitan diariamente por los diferentes partidos tratando que quedar bien situados ante unos u otros resultados electorales; que vergüenza que estos individuos puedan ser elegidos representantes del pueblo colombiano.

Le Sugerimos Leer :   ¿Cómo nos ven y cómo nos vemos?

Más de 10 millones de votos a favor de Ivan Duque logrados el día de hoy son indiscutiblemente una fortaleza para gobernar un país que se encuentra actualmente descuadernado; la lucha contra la corrupción, la implementación del acuerdo con las FARC, las negociaciones con el ELN, la lucha contra el narcotráfico, impulsar la economía, desarrollar el campo, hacer creíble una vez más la justicia y unir a los colombianos son algunas de las duras tareas que seguramente sacará adelante. Pero igualmente merece un esfuerzo especial el prestar atención a los 8 millones de personas que votaron por el adversario, que al fin y al cabo es un protagonista del panorama político colombiano, ya que ese voto pudo ser la respuesta a una ideología, a un sentimiento, a una oposición, a un rechazo a un sistema o la expresión de una necesidad que requiere solución y respuesta.

Le Sugerimos Leer :  70 para PRESEA / 30 para el IBAL

Observaba recientemente uno de tantos documentales elaborados sobre como se llegó a la actual situación que están viviendo nuestros queridos amigos venezolanos y todo comenzó con un golpista de corte socialista que en 1992 intentó derrocar el gobierno, produciendo muchas muertes con su acción. Este cabecilla fue capturado y algunos meses más tarde fue indultado por el mismo gobierno que trató de destruir. Posteriormente este personaje fue elegido presidente y de ahí en adelante comenzó el calvario de nuestros vecinos, llegando a una dictadura que perdura hasta hoy. En Cuba sucedió algo similar; en 1953 fue atacado el cuartel Moncada, su cabecilla fue detenido y en 1955 fue indultado y al alba de 1959 se apodera del gobierno, instalando un sistema comunista que perdura hasta el día de hoy. En Nicaragua está ocurriendo algo similar, donde la dictadura ha asesinado recientemente a muchos opositores que manifestaban sus desacuerdos. En Colombia se asesinó a muchos miembros del poder judicial colombiano en 1985 y hoy uno de los miembros desmovilizados de ese grupo terrorista aspiró a ser el Presidente de los colombianos. Nos ocurrirá lo mismo con los miembros de las FARC. No aprendemos de la historia.

Por: Almirante (RA) David René Moreno Moreno

Tomada de : www.acore.org.co

Replicación autorizada por el autor

Rubén Darío Correa Carvajal Comunicador Social y Periodista - Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, Especialista en Derechos Humanos - Universidad del Tolima