Inicio COLUMNISTAS La Universidad de la paz en Chaparral, un sueño a realizar

La Universidad de la paz en Chaparral, un sueño a realizar

La Universidad de la paz en Chaparral, un sueño a realizar Luis Eduardo Chamorro
0

Se requieren 2 mil 300 millones para estudios previos.

En la Universidad del Tolima circulan muchos proyectos a ejecutar en el inmediato futuro. Uno de ellos, la acreditación institucional de alta calidad educativa para lo cual ya se ha cumplido con una cuota inicial de la acreditación del alta calidad de 18 programas académicos.

La Ley 1795 de 2016, “por la cual la Nación se vincula a la celebración de los 60 años de la Universidad del Tolima, se autorizan apropiaciones presupuestales”; creó, a la vez, la expectativa sobre dos proyectos relativamente ambiciosos: la construcción de la seccional Sur de la Universidad del Tolima en Chaparral y la construcción y dotación del edificio de investigaciones.

Le sugerimos leer: El Presupuesto Nacional para Educación en el 2019 será de 41.4 billones de pesos.

Sobre la construcción de la sede sur de la universidad en Chaparral (Universidad de la Paz), desde el año 2014 se ha venido hablando de ello, pero no se ha llegado a la realización de los estudios y diseños iniciales para lo cual se requieren, por lo menos dos mil 300 millones de pesos que la Universidad de sus recursos propios no está en condiciones de apropiar.

“Vamos a Arrancar con el requerimiento del dinero para los estudios previos”, dice Jonh Jairo Méndez, director de la Oficina de investigaciones y desarrollo científico de la Universidad. “En la rectoría de Ómar Mejía, encontramos que el proyecto no contaba con información completa, pero tenemos la expectativa de lograr los diseños y estudios previos lo más pronto posible. Para ello nos apoyamos en el arquitecto Hernando Carvajal”, dijo.

John Jairo Méndez, director de la Oficina de Investigaciones de la UT.
Le sugerimos leer: Ruta carabinera 2.0 “Juntos por el Campo”

Se justifica el proyecto en la solución de un problema central de demanda de Educación Superior en el sur del Tolima, planteado como “Limitación del acceso de la población estudiantil del sur del Tolima y regiones conexas a programas acreditados de Educación Superior”.

Tal problema tiene como causas, entre otras, la baja oferta de programas de Educación Superior acreditados, el bajo nivel de ingreso de los 20 mil posibles estudiantes que demandarían este nivel educativo; la problemática social de la región pues se trata de una región afectada por la violencia y las limitaciones presupuestales que tienen frenado el desarrollo del proyecto.

Le sugerimos leer: Yo también ¡me la juego por los niños!

¿En que consiste la sede sur de la UT?

La propuesta es la de convertir el actual Centro Regional de Educación Superior, Ceres, en una sede regional de oferta de este nivel educativo. El actual Ceres funciona bajo la dirección de la Universidad del Tolima, con ofertas de programas académicos de la Universidad de Ibagué, la Unad, la Esap, el Sena y el Itfip del Espinal que ha llegado a tener mil 272 estudiantes.

No hay un acuerdo sobre el costo real de las adecuaciones que se requieren en la sede que la Universidad del Tolima tiene en Chaparral en un terreno de 32 hectáreas. Según los arquitectos Miguel Rico y Hessman Darío Sánchez y la profesional universitaria Deisy Conde, se requiere de una inversión de 35 mil 700 millones de pesos con una inversión inicial de mil 200 millones . La Oficina de Planeación del Ejercito Nacional, en el 2015, planteó una inversión que llegaría a la cifra de 61 mil 570 millones de pesos que incluyen los estudios iniciales por 2 mil 271 millones; la construcción de una nueva infraestructura por 37 mil 866 millones, la dotación nueva por 18 mil 933 millones y la autosostenibilidad de las construcciones por 2 mil 500 millones. Serían los costos de infraestructura, cifras que no contemplan la fase de operación del proyecto.

Le sugerimos leer: ¿Educación Pública o Privada?

La universidad contrató con Adactol un estudio de factibilidad socioeconómica que incluye información sobre aspectos generales de los municipios de la zona de influencia que sería beneficiaria, los municipios de Chaparral, Planadas, Coyaima, Ataco, Roncesvalles, San Antonio y Rioblanco, se hace una caracterización de la posible demanda de Educación Superior en la zona y se mencionan los requerimientos de construcciones y muebles. Es un documento que poco ha aportado al debate sobre la construcción de la sede sur de la UT, ahora planteada como Universidad de la Paz, lo cual resulta relativamente atrayente.

Le sugerimos leer: Problemas de estudiantes en extraedad

Apoyos políticos y administrativos

En diciembre de 2015, se produjo una carta de intención del Departamento Nacional de Planeación en la que plantea el interés por el proyecto y la idea de cofinanciarlo. Se menciona una inversión de mil millones de pesos, en el contexto del Contrato Plan del Sur del Tolima con una inversión que podría llegar a los 2 mil 300 millones requeridos para estudios previos. “Los recursos serán asignados y distribuidos por parte del Sistema General de Regalías y la viabilidad técnica del Ministerio de Educación Nacional”, dice el DNP, sobre esto se sabe poco.

Es un proyecto del cual se habla poco, sin embargo, el director de la Oficina de investigaciones, John Jairo Méndez, manifiesta que se cuenta con el apoyo del gobierno Departamental y de miembros de la bancada tolimense en el Congreso, entre ellos el senador Miguel Ángel Barreto y de los representantes a la Cámara Adriana Magali Matiz y José Hélver Hernández. Este último manifiesta que el rubro del presupuesto del 2019, sobre estampilla pro universidad serán 2 mil 405 millones de pesos “dinero que prioritariamente podrá ser invertido en construcción y modernización de la infraestructura universitaria. Estamos comprometidos con el cumplimiento de la Ley 1795 para los estudios previos y construcción de la seccional sur de la universidad. Le solicité al Ministro de Hacienda y a la Ministra de Educación, por medio de una proposición, se le aumentara el 15 mil millones el presupuesto de la Universidad”, dice el representante a la Cámara, Hélver Hernández. El egresado de Administración de Empresas, Eduardo Fandiño, ha sido, en los últimos días, uno de los promotores del apoyo para este proyecto.

Le sugerimos leer: Decomiso de dosis mínima: un logro máximo

La idea es la de contar con recursos del presupuesto nacional y que este proyecto quede incluido en el Plan Nacional de Desarrollo y el Plan Interanual de Inversiones, tal como ya ocurrió en tiempos del expresidente Juan Manuel Santos.

Ahora que la ministra de Educación, María Victoria Angulo, es originaria del Tolima, se crea la expectativa de que a la educación le vaya bien en el departamento, entre ella la posibilidad de que se avance en el proyecto de la Universidad de la Paz.

Le sugerimos leer: Decrece la formación de bachilleres en la zona rural del Tolima

La presencia del presidente de la República Iván Márquez en Chaparral el próximo viernes 26 de octubre crea la oportunidad de hablar sobre este tema.

En cuanto al proyecto de “Construcción y dotación del edificio de investigaciones” que contiene la ley 1795, no se habla mucho en el ámbito de la Universidad del Tolima. A pesar del buen desempeño que ha tenido en investigaciones, según U. Sapiens, salvo la clasificación hecha por este organismo internacional en el la semana anterior.

Este artículo obedece a la opinión del columnista / Reproduccion autorizada por el autor

Luis Eduardo Chamorro Exsecretario de Educación. Experto y consultor en temas educativos.